Confesiones

Se acabó la lista de espera.

img_3621
El Medano

De Septiembre 2016 a Marzo 2017 y de Noviembre 2017 a Septiembre 2018, todo lo que he tenido que esperar. si, ya se que hay quienes llevan más tiempo esperando, pero aclaro que 3 días en cualquier condición dolorosa, la mía y en la de cualquiera de ustedes, es una espera infinita.

Corre el año 2018 ya lo sabemos todos, tengo 30 años y una hija de 3, eso también lo sabemos todos, pero lo que no saben todos es el pesar tan grande que cargo a cuestas.

Un dolor que se ha apoderado de mi cadera, pierna y rodilla izquierda hasta perder la movilidad al 70%. Si, puedo caminar pero hasta ahí, no puedo jugar con la frijolita tanto como ella  lo demanda, correr saltar andar en bici o patinar pero hemos aprendido a jugar de manera que a mi no se me dificulte.

Tal y como dijo Einstein: en momentos de crisis,  la imaginación es mas importante que el conocimiento.

Finalmente  me suena el  móvil, un numero larguísimo, sabia que era la llamada que tanto esperábamos: -Jeu Hernandez? le llamamos del servicio de lista de espera del hospital universitario Nuestra Señora de la Candelaria… me quede en silencio mientras un lagrima de emoción resbalaba por mi mejilla, mi corazón saltaba y me decía YA VAMOS A PONERLE FIN A ESTE DOLOR. Cuelgo la llamada después que la: operaria tan simpática me llamara ese martes a las 8:50 para decirme que el jueves a las 18:30 tengo que acudir a mi cita, la lista de espera se había acabado para mi.

9:10am tomo café y ¡PANIC ATTACK!

Empieza la cabeza  dar vuelta ¿y ahora? ¿la frijolita? ¿el cole? ¿ballet? ¿el post-operatorio? ¿la casa? ¿el menú?, vale otra taza de café vamos a ver como va saliendo…

Llamo a toda la familia y mis amigos que siempre han estado muy pendiente de mi y de mi salud y doy la NOTICIA!! en seguida todos se pusieron a la orden para ayudarme en todo lo que podían y no dude en aceptar algunas manos, por ejemplo mi gran Amiga Ana fue quien me llevo al hospital porque papa pitufo tenia que trabajar habíamos podido organizar los días de manera que el día de la operación el pudiese estar cuando yo saliera de quirófano y que los días siguientes en casa pudiera cuidar a la frijolita y ser mi enfermero personal.


img_3527
pulsera all inclusive.

Llegue a la clínica y enseguida me pusieron mi pulsera de todo incluido. Cada auxiliar, efermer@ y celador fueron tan amables y simpáticos. El momento que conozco a mi compi de habitación, una señora de 77 años que se había caído en la calle 2 semanas atrás, hija única, con un único hijo y una única nieta… No saben lo que cunde 4 noches para hablar, la primera noche estuvimos de pijamada, unas risas buenas.

6:30am buen día, aquí te traemos la bata, la esponja y la toalla, venga a bañarse que nos vamos a quirófano me dice un celador con acento canario. Ducha y lista 7:15 bajamos a quirófano a prepararme bendita vena siempre están, pues ¡hoy no!, llegue tarde hasta a mi propia operación, ahora me pregunto ¿habré llegado tarde a mi nacimiento? -seguro que si.

8:24 llego a esa sala fría y verde esperanza, mi esperanza. Aparece mi medico, con ese pelazo, y ese acento malagueño con toda su arte, todo lo que tiene de guapo lo tiene de buena gente, profesional y cordial. -Volvemos a vernos las caras,me dice y yo no podía estar mas sonrojada y desnuda jajaja. Cuando llega la anestesia eran las 9:40 fe la ultima vez que vi algo hasta la 13:25 que abro los ojos y pregunto ¿que hora es? como si alguien me estuviese esperando jajaja, a las 14:30 me suben a mi habitación y cuando voy pasando por el pasillo estaba “papa pitufo” esperándome. Yo no podía estar mas contenta por fin se había acabado mi problema.

La segunda noche en el hospital fue bastante incomoda, dormir en una sola posición y hacer pis en una cuña pues es de las cosas que me guste hacer. Gracias a Dios tenia aun efectos de la anestesia y pude dormir y ni los ronquidos de mi compi ni la radio de fondo fueron molestias. 3era noche ahora si, se despierta todo, ya no podía dormir, eran las 4am y yo sin pegar ojo entre los ronquidos, y que mi compi mientras dormía hablaba con la radio. Por fin amanece y puedo usar las muletas, no pare de recibir visitas de “papa pitufo” familia y hasta la frijolita fue a verme el ultimo día que emoción, ya la echaba mucho de menos.

Mientras yo padecía mi post-operatorio, por casa se estaban arreglando muy bien, la frijolita y papa pitufo se levantaban, desayunaban y se iban a casa de tía peche (pobre papa pitufo tantos km en tan pocos días) después volvían a casa a dar un paseo y a dormir. ¡EQUIPAZO!.

effc32b0-0730-41c3-99e4-99761d2233dd
Enfermero Pitufo.

ULTIMA NOCHE, PARANORMAL ACTIVITY: otra noche sin poder dormir, medite, escuche música para dormir, vi un capitulo del George Harris, hable por whatsapp con una amiga y estábamos bromeando sobre si ella estaba en la planta 8 (psiquiatria) yo estaba en el piso 9 (traumatologìa) y me dice ella con el humor tan peculiar que la define: -Cuidado te hacen una visita esta noche.

Sigo sin pegar ojo y echo la mirada hacia el pasillo oscuro, solo se notaban las luces de emergencias que venían del suelo de las habitaciones y salia la luz al pasillo por las puertas que estaban abiertas, como la mía. Solo me pasaba por la cabeza las palabras de mi querida amiga. Logro relajarme y cerrar los ojos cuando escucho un chirrido que viene del pasillo se abre una puerta, específicamente la puerta del vecino. Mi corazón latía tan rápido, como las alas de un colibrí, por un momento pensé que me daba un paro cardíaco, y aparece desde la puerta de la habitación una figura de unos 180cm, vestido de blanco y 4 pelos en la cabeza de puntas, voltea la cabeza en cámara lenta y me ve, nos hemos visto a los ojos, juro que le vi los ojos brillantes (lo que hace el miedo) y cuando veo que se mueve y empieza a caminar por el pasillo en cámara lenta cual peli de terror, no estaba muy clara si estaba despierta o dormida, si era un espectro o solo un paciente desorientado, mi única reacción fue levantarme a todo gas e ir al baño ahí estuve por lo menos 10 min sentada en váter pensando si estaba despierta o no y ¿que haría Van Helsing?, me armo de valor y salgo del baño cuando me estoy sentando en la cama veo a la enfermera que trae en silla de rueda a la persona que estaba desorientada y que me había proporcionado un susto de muerte. Se acerca la enfermera a mi cama al verme sentada y aun en Shock y me dice: -¿que te pasa mi niña? y le cuento aun temblando y la carcajada se le escapo, tuvo que traerme una “ayudita” para dormir.

Al día siguiente mi compi me despierta diciendo: -Buenos días, oye anoche casi no pude dormir estabas tosiendo bastante (3 veces tosí) y le respondo: – viste entonces lo del SR de anoche? – NO, ¿que paso?, seria en el momento que me dormí. (toda la noche estuvo roncando desde las 12 aprox y con la radio, me escuche el programa, hablaban de Houdini y de su inesperada muerte).

Traen el desayuno y junto a el risas de los auxiliares y los comentarios: -¿mi niña sigues asustada? TODOS lo sabían, la enfermera se encargo de viralizar el cuento entre sus compis, yo me lo tome a risa, sobretodo porque ya era de día y me iba a casa.

Llego mi medico Maravilla vestido de verde sin el gorro con ese pelazo negro con canas, me explica que tenia un arbolito de navidad en la cadera, los cables sueltos (ligamentos dados de si, como los calcetines viejos) y me los encapsulo para que no me molestaran mas, me dijo: -Este es nuestro ultimo cartucho, ya lo próximo es prótesis, así que cuida bien esta operación que fue dura. Me da sus recomendaciones y me manda a mi casa por fin a dormir en mi camita, a ver a mis animalitos, mis plantitas, mis cosas.

Papa pitufo llego a buscarme con la frijolita que alegría tan grande sentía en mi cuerpo, quería bailar pero aun es pronto para ello.

Así que aquí estamos en casa caminando con las 2 muletas esperando para la rehabilitación, Papa Pitufo ya empezó a trabajar después del permiso, la frijolita empezó el cole y va todo con normalidad, no me ha dolido aun me preocupa que no ha cicatrizado lo superficial de la operación. Espero no agotar este ultimo cartucho, que esta operación me dure muchísimo, que alivie mi dolor y que pasen muchos años hasta que vuelva a entrar al quirófano, por lo menos hasta que tenga la edad que mi cadera aparenta.  Me despedí de mi compi que aun le quedaban unos 15 días mas ahí, pero lo bueno es que no tenían que operarla de nuevo, ella con mucho sentimiento me dijo: – ya sabes donde vivo, ven a visitarme un día. Las despedidas suelen ser muy emotivas, por lo menos para mi, y pesar de mi “experiencia paranormal” de la ultima noche, me lo pase pipa, no logre agradecerles por tanta atención, por la disponibilidad y por el cariño que le ponen al trabajo cada día, nunca vi una mala cara a pesar de todas las horas que están ahí, nunca un mal gesto, fue una maravilla, una estancia de 5 estrellas.

Muchas gracias a todo el súper equipo del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria. Que su humor y sus ganas de ir a trabajar para contagiar a todos con su “buen rollito” y actitud positiva no decaiga jamás.

9eb37a1c-ab58-40a5-81ae-e5dd925cbca3
Té de las 23:00 como nos consentían.

!GRACIAS TOTALES¡

3 comentarios en “Se acabó la lista de espera.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s