Buscadores de parques, Maternity

Parque las Mantecas.

60 kilómetros hicimos solo por y para ir a conocerlo, se hablaba en la prensa del parque mas grande de la laguna, con mas de 30 mil metros y como nosotros somos unos park-hunters fuimos sin dudarlo.

Resulta que la espera había acabado, desde hacia un par de años que se estaba esperando la apertura de este espacio tan versátil, fue mucho el dinero que se invirtió, el tiempo y el trabajo, pero valió la pena la espera sin dudarlo.

Durante el viaje nuestra frijolita recargaba energía para el parque; nos acompaño todo el camino dos arcoiris, que cuando pensamos que lo pillamos, se nos escapa la olla de oro y se alejaba, pero esos colores mas brillantes que nunca nos daban mas ganas de llegar, sin duda que lo íbamos a pasar estupendamente.

¡SIAMO ARIVATO! +checkPoint, parking en toda la entrada, nos abrigamos lo mejor que pudimos, aun asi, no estabamos preparados para la laguna invernal, y es que el el sur somos de mas calo’. Nada mas llegar, nos recibe un aroma a lavanda, que nos invita a entrar, a relajarnos, a divertirnos, a descubrir… subimos las escaleras y la frijolita como si de radar se tratase fija la mirada hacia la izquierda y ahí estaba un área enorme llena de diversión sin limites, con el suelo de colores vivos y acolchado, ella corre ¡run Forest run!, no sabia a que subir primero, es mas de lo que ella esta acostumbrada, mas de lo que tenemos en el sur de la isla. Y es que el primero que nos recibe es un juego de toboganes, con puentes, discos etc… Sube por las escaleras y luego escalando, bajo por los toboganes de todas las maneras posibles, luego corrió hacia lo que en ese momento fue el top UN BARCO MÁGICO, repleto de accesorios que dejan la imaginación volar o mejor dicho navegar tan lejos tan lejos que hasta paseamos por todas islas, con ella al timón por supuesto, para bajar a conocer la isla lo hacia por el tobogán, parábamos en una casita a “tomar té” y volvíamos a zarpar hacia la siguiente isla, todo esto en 20 minutos, a ver si el ferry se pone las pilas jaja; el mar debajo del barco era de colores lleno de peces imaginarios y vida. Nadamos entre tiburones y peces espadas, una aventura a todo dar. Cuando estábamos dispuestos a zarpar para cruzar el charco, nos sorprendió una tormenta, una lluvia que venia del atlántico o de la orotava no estábamos seguros, tuvimos que correr para ponernos a salvo dentro del coche, ahi esperamos a que pasara esa tormenta cantar: Rain Rain Go Away Come Again Another Day Little Chloe Wants To Play, Rain Rain Go Away.

De a poco, pero mas rápido que nunca, las nubes negras se fueron, tal vez hacia al atlántico otra vez o a la Gomera no estamos seguros le perdimos la pista porque estábamos tan emocionados por volver a explorar todas los caminos de este nuevo parque. Volvimos, esta vez, estaba todo mojado pero eso no nos desanimo, todo lo contrario, ahora teníamos una aventura diferente, corre Forest, estaban los columpios, que no se le resistieron a la frijolita, hizo un tester de todos, desde el mas pequeño, muy seguro por cierto para nuestros bebes incluso de menos de 1 añito, y luego estaban los columpios de telaraña, donde simulábamos ser una moscas y nos atrapaba pero lográbamos salir de ella ilesxs y preparadxs para la próxima atracción. Encontramos muy curioso una manera de escalar por cuerdas, era el esqueleto de una pirámide hecho con cuerdas, para trepar, esta si es para lxs mas kamikazes de casa. Encontramos un montón de diversión, encontramos un túnel mágico, que cuando entras, te convierte en equilibrista.

seguimos la aventura a descubrir los rincones del parque, como estaba todo mojado, y el suelo era azul íbamos “nadando” todo el camino, de pronto, nos sorprende otro parque muy divertido, pequeño pero que no le falta nada, tenia su tobogan alto, su mini rocodromo, un balancin y como no, un tuner de cuerdas que es donde pruebas todo el equilibrio del don que obtuvimos en el tunel anterior. Una vez mas los colores primarios y brillantes del suelo acolchado nos dan la bienvenida y es que no solo es estetica, nuestros peques mientras juegan y se divierten aprenden los colores y las formas asi que de una manera u otra estan siempre desarrollando no solo la imaginacion, si no tambien aprendiendo y recordando formas y colores que a ellxs les encanta.

Seguimos la aventura del recorrido, aun por el “mar”y llegamos hasta un gym al aire libre, vamos que ponerse en forma o hacer algo de deporte o simplemente rehabilitación ya no es excusa el dinero, porque en esta area llena de vegetacion y vistas a la montaña tenemos todo, bicis, paralelas, para cardio, todo todo y si quieres un poco mas de aventura justo en frente tienes la que bautizamos “la edad de piedra moderna” una zona muy curiosa con un puente de madera que se mueve, y es que si miras hacia bajo y ves el suelo azul brillante y echas un poco de imaginación, puedes ver los cocodrilos saltando para atraparte, pregunten a mi frijolita jaja. El puente nos llevo a un balancin de madera, seguro que era el que usaba la hija de pedro Picapiedra, justo la noche aterios habiamos tenido pijamada en cada con sesión de cine y vimos The Flintstone y como no, nuestra frijolita le encantó si es que las pelis y dibujitos de antes eran mas elaborados sin necesidad de tecnologías de la nasa. Que me desvío, ¿porque decimos que era la edad de piedra moderna? pues porque tiene una combinacion de madera con lo moderno del metal, resulta que tiene un rocodromo en una plancha que nos llevaba hacia un tobogán y unas paralelas que nos hacían sentir unos aventureros extremos, encontramos un muy peculiar para lxs mas grandes una especie de rueda que no era redonda y no te sentabas, nada mas pones los pies encima y empieza el vértigo, a dar vueltas como atracción de feria, yo, me subí y la verdad que sentía vacío en el estomago.

Dejamos atrás la edad de piedra moderna y nos dejamos llamar por el sonido de las tablas de skate… Llegamos y nos encontramos con mas que skaters nos encontramos con rollers, practicantes de bmx y de monopatín (patinete) saltaban por rampas altisimas, corrían rieles largos y subían obstáculos bastante importantes, habíamos llegado al skatePark, papa frijol y yo recordábamos nuestra época de deportistas extremos, el con la bici y yo con los rollers, la verdad que nos moríamos las ganas de saltar y saltar con la bici y los patines pero solo nos quedaba el consuelo de que algún día, vamos a poder enseñarle a nuestra frijolita como saltar, deslizarse y ser toda una extreme, quien quita si le gusta y llegue a los Xgame jajaja. Me volví a desviar, yo sinceramente tengo que dedicarme a hacer monólogos no a escribir porque me voy y vuelvo bastante después, como ahora por ejemplo.

Llegada la hora de partir, seguimos la ola azul, que no fue si no hasta que llegamos al skatepark que nos dimos cuenta que era una bici-senda menos mal que no habían ciclistas esperando por nosotros, la lavanda fresca nos despedía mientras pasábamos por el bosque encantador, solo le faltaba las hadas que volaran a nuestro al rededor. Rodeado de casonas en proyecto de recuperación y con un corazón tecnológico como el INtech, es el parque de las mantecas, cultivado con tanto amor, trabajo y sacrificio que se deja notar en cada uno de los paseos que damos en el. Entra en tu subconsciente y te hace sentir muchas emociones tanto si eres peque, adolescente o mayo, déjate conquistar por este parque que por fin esta aquí para cuidarlo y disfrutarlo.

Riders runway

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s